Life is Strange True Colors: la madurez de la franquicia a través de las emociones

Life is Strange True Colors: la madurez de la franquicia a través de las emociones

Todo aquel que esté acostumbrado a jugar un juego de aventura narrativa como lo son los Life Is Strange sabrá que tienen un ritmo lento, aunque saben en qué lugares de tu cabeza tocar para que empatices con los personajes y sientas que eres uno más del mundo que te están mostrando.

Esta nueva entrega, True Colors, es una muestra de cómo han sabido madurar un producto que ya era casi perfecto. Si bien el resto de entregas nos mostraban de cerca problemas o inquietudes que podrían pasar por la cabeza de adolescentes, aquí nos encontramos con una historia mucho más trabajada, con unos personajes que ya han vivido suficientes desgracias o alegrías como para tener sus ideas más claras, y es aquí dónde nos encontramos con una parte importante del juego: las emociones.

Nuestra protagonista, Alex Chen, es una chica huérfana que ha estado toda su vida buscando un lugar en el mundo y poder pertenecer a algo y no es hasta su llegada a Haven Springs que esto no sucede. Sin entrar en muchos spoilers, nosotros como jugadores seremos Alex y tendremos un ‘poder de empatía’ que nos hace tremendamente especiales, y es aquí cuando nos damos cuenta de la magnitud que tiene este juego a la hora de enfrentarnos a según qué situaciones.

Life is Strange True Colors
¿A quién no le gustaría vivir en Haven Springs? Se respira tranquilidad a raudales

¿Seremos capaces de controlar la ira?, ¿Cómo podremos manejar la tristeza o la angustia?, ¿Qué momentos son los que nos hace ser realmente felices?  Todas estas preguntas se me iban pasando por la cabeza a medida que iba avanzando en la historia e iba aprendiendo más de cada uno de los habitantes de Haven Springs.

Es inevitable en varias ocasiones atribuirte algunas de las emociones de los personajes como si fuera personal, ya que desde el minuto uno somos Alex y todo lo que le suceda alrededor nos afectará. A lo largo de mi primer gameplay he pasado por una montaña rusas de sensaciones, desde alegrarme por algo bueno que le suceda a un personaje que nos presentaron hace poco hasta enfadarme por las propias decisiones que el juego me obligó a tomar sin yo poder tener otra opción de salir por otro lado.

Comencé esta nueva aventura con las expectativas bastantes altas y la verdad es que ha estado todo a la altura. Considero que este Life is Strange es sin duda alguna el juego más logrado y pulido de la franquicia, pero esto ocurre porque hice ‘click’ desde el minuto uno con cada uno de los personajes que me iban mostrando, así como con la historia, y sé que, si eso no hubiera pasado, mi opinión del juego ahora sería otra.

Alex Chen Life is Strange True Colors
Gracias por el viaje, Alex Chen

En definitiva, ha sido una experiencia de lo más satisfactoria, con sus más y con sus menos, con sus altos y sus bajos, con ganas a veces de querer atravesar la pantalla para gritarle a los personajes lo que deberían hacer (bajo mi prisma siempre). Así que, si has llegado hasta aquí, me has leído y te gustan los juegos narrativos, no te arrepentirás de haberle dado una oportunidad a este Life Is Strange: True Colors.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.