Visiones que podrían ser una realidad, en parte…

Visiones que podrían ser una realidad, en parte…

Para alguien que vivió las precuelas siendo un niño, que la trilogía original la vivió años más tarde y que las secuelas lo han pillado con cierto raciocinio, Star Wars Visions es las historietas que se montaba con sus juguetes y su imaginación, llevando el muñeco de turno de punta a punta de la habitación mientras hacía ruidos con la boca sin sentido y llevado por una fascinación inmersiva.

La llegada de las secuelas está llena de controversia, y no es para menos. Los cambios de directores, la falta de un plan para la trilogía, hacer cada película de manera independiente pero sin serlo y las «fumadas» sin sentido que destrozaban años de Lore en cuestión de segundos hacen que sean duras de ver para esa generación que se crió con las espadas láser.

Poco a poco ese bajón dentro de un universo inmenso está volviendo a recobrarse, desde la animación de Clone Wars de hace unos años hasta The Mandalorian, Rebels o la ahora Star Wars Visions, están redimiendo un descarrilamiento épico. Todas ellas comparten algo en común, tiene la esencia de lo original, la epicidad, el uso del western o de la ambientación samurái…pero siempre intentando alejarse un poco del prisma, enseñándonos un mundo mucho más amplio.

Star Wars Visions, visiones de la galaxia

Star Wars Visions son 9 historietas separadas sin relación ninguna, en muchas ni siquiera se aclara demasiado el momento en el que están ambientadas y solo se puede sacar algo por el contexto y el diseño. Cada capítulo tiene su propio estilo de animación y están desarrolladas por 7 estudios distintos. Estructurar de esta manera hace que cada capítulo sea un mundo, evidentemente, y que sea difícil valorar el conjunto pues cada uno trae algo diferente, puede que uno guste mucho y el siguiente no, creando una montaña rusa de sensaciones que una serie normal no debería tener. Hay que añadirle que la duración media de los capítulos es de un cuarto de hora, lo cual hace que el ritmo se condense y que funcione muy bien para algunos capítulos pero se apresure en otros.

Visions en principio no se considera canon dentro del universo de Star Wars, sin embargo la mayoría de historias se podrían incluir dentro del mismo sin mayor problema. Tres de ellas destacan lo suficiente como para, además, ser el inicio perfecto de nuevas series completas que nos sigan enseñando el universo desde un prisma diferente.

El capítulo 1 «El duelo» tiene una estética que al principio puede chocar pero el ritmo, la música y como todo el conjunto va contando lo que sucede sin demasiada explicación, además de un protagonista rodeado de misterio con un pasado desconocido, hacen de este un candidato a una serie del estilo a Mandalorian pero usando el estilo samurái/Kurosawa. 

El 5 «El noveno jedi» es sin duda el que mejor refleja el universo de Star Wars, la esencia de las películas originales, un universo desbalanceado al que solo se pueden enfrentar unos Jedis con mucho que aprender, Una Nueva Esperanza. No sabemos dónde se podría situar pero sería una oportunidad perfecta para dejar atrás todo lo conocido y adentrarse en el futuro 500-1000 años más tarde, quizás hasta con posible cameo de un Grogu ya anciano; Capítulo 8 «Lop y Ocho», otro capítulo que se queda entreabierto que nos presenta unos personajes y un mundo degenerado después de la llegada del Imperio, aunque su historia a priori es algo menos llamativa, su animación y diseños podrían ser una buena fuente de entretenimiento si le sacan un poco más de jugo al mundo que les rodea.

Además, incluye armas capaces de repeler sables láser sin necesidad de ser la aleación beskar de los mandalorianos, en lo que se podrían tomar como las vibroarmas de los KotOR, lo que les da algo de oportunidad a los enemigos ante los ataques de un Jedi o Sith.

Pero las visiones a veces no son lo que parecen

Aunque no todo es de color de rosa, hay un par de capítulos que deberían enterrarse mucho o al menos bajar el nivel de hierba de la risa en sangre antes de hacer nada más. Capítulo 3 «Los gemelos» este episodio es muy épico en todo, pero como Zack Snyder, lo hace todo tan épico que acaba dándole la vuelta y siendo ridículo. Empieza bien hasta que llega a la mitad del capítulo y se empiezan a dar de hostias en medio del vacío del espacio, sin cascos ni nada, y acaba peor cuando salta al hiperespacio sin siquiera meterse dentro de la cabina del Ala X.

Si no fuera por el exceso del capítulo podría ser perfectamente incluido en el canon; Capítulo 6 «T0-B1» el mejor capítulo de todo Visions si tu objetivo es ver la ventana de un décimo como el sustituto plausible de un ascensor. Todo en el capítulo grita INFANTIL, cosa que NO es malo pero le pasa como al mencionado antes, rompe por completo las reglas del universo de Star Wars, empezando por la más simple: «La Fuerza es un campo de energía creado por todas las cosas vivas, nos rodea, penetra en nosotros y mantiene unida la galaxia».

El resto de capítulos podrían incluirse dentro del canon sin problemas, aunque en principio no tendrían la fuerza necesaria para tener su propia serie, si podrían hacer cameos en otras producciones, por ejemplo la banda del capítulo 2 «Rapsodia en Tatooine» en el que aparece Boba Fett. En general son capítulos que refrescan el universo de Star Wars y nos da perspectivas de otros muchos mundos apartados y que no se han visto explorados en películas ni series algo que hacía falta, siempre da la sensación de que solo existen cuatro tipos de mundos, casi todos llenos de arena, y apenas hay una docena en toda la galaxia.

Autor: Ángel Almansa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.