El otro significado de los Souls

El otro significado de los Souls

Hay mucha expectación: va a salir Elden Ring y aquí se ha venido a hablar de Miyazaki y de cómo revolucionó la industria de los videojuegos con un género propio.

Cuando piensas en un Dark Souls o un juego ‘soulslike’, puede que lo primero que ‘se te pase por la cabeza’ sea qué difícil o menudo reto. Y pese a que sea cierto, la satisfacción que sientes al matar a un jefe en el que estuviste atascado más de dos días o descubrir zonas nuevas es una sensación que pocos juegos consiguen.

Enfrentarte a un nuevo reto

Jugué por primera vez a un Dark Souls hace cosa de un año aproximadamente y puedo afirmar, sin ninguna duda, que ha sido de las mejores decisiones que he tomado a lo largo de mi vida como videojuegadora.

Mi aventura con los souls digamos que fue un poco trambólica. Comencé en este género como reto propuesto por gente que me quería ver sufrir, y ahora entiendo que no solo querían ver mi sufrimiento, sino que también querían ver la adrenalina que salía de mi cuerpo cada vez que superaba un obstáculo que me planteaba el juego y que a veces se me había atragantado durante días.

Dark Souls: Remastered, la mejor forma de empezar en un souls

Mi primer Souls fue Dark Souls: Remastered. A día de hoy no me arrepiento para nada que haya sido el primero de todos a los que le metí mano, porque pese a que tiene un ritmo más lento, también es perfecto para una completa novata en este mundo. Recuerdo estar perdida en el Santuario de Enlace de Fuego sin saber qué ruta escoger primero, sin darme cuenta de que el propio juego ya me estaba dando pistas hacia dónde dirigir mis pasos.

Bajas a las Ruinas de Nuevo Londo y piensas que este juego es demasiado para ti, pero alguien te deja caer que ese camino quizás no es el que deberías seguir, porque no es normal que unos enemigos fantasmas te metan una somanta de hostias que ni en un ring de boxeo.

Avanzas en tu aventura, todavía sin saber muy bien cuál será tu próximo destino, pero dejándote llevar por lo poco que te cuentan tus enemigos, porque… ¿he dicho ya que el juego no te da ninguna pista o que si la da es la cosa más encriptada del mundo? Miyazaki y su forma de hacer las cosas, tampoco lo vamos a juzgar demasiado.

Llegas al final de este viaje después de haber aguantado carros y carretas y lo único que pide tu cuerpo es ‘DAME MÁS’. Porque una vez que te aventuras en este mundo, solo necesitas más de esta droga para sentirte saciada, así que llega la segunda parte.

La preciosidad de Anor Londo
Te quiero y te odio, Anor Londo

Nuevos juegos, nuevas aventuras

Después de terminar este primer Dark Souls me quedé vacía, con ganas de volver a sentir esta adrenalina, ansiedad, satisfacción y por qué no decirlo, de volver a ser la mata jefes número uno. Y llega la gran pregunta, ¿cuál es el siguiente paso? Pues seguir reventándome todos los Souls habidos y por haber. Pasé por Dark Souls II: Scholar of the first sin, Dark Souls III, Bloodborne, Demon’s Souls (el remastered de PS5, que tampoco estoy tan enferma) y todo esto en un lapso de tres meses.

Cada uno de estos juegos me hizo sentir emociones diferentes. Con Dark Souls II recuerdo agobiarme y dejar los DLC’s sin terminar porque digan lo que digan, para mí son los peores de toda la saga souls. Mucho enemigo innecesario, mucho veneno y, mucho de todo sin sentido ninguno, aunque ya sabemos que cada uno es de su padre y de su madre y tiene su propia opinión.

Bienvenido a casa, Ashen One
‘Welcome home, Ashen One’

Después pasé por Dark Souls III y aquí fue cuando dije ‘me como el mundo con este juego’. Combates pulidos, gráficos de diez, zonas perfectamente delimitadas, guiños a otros Dark Souls, jefes con ritmo y un largo etcétera. Este ha sido y será mi juego de desconexión. Siempre que estoy pasando por un mal momento o necesito evadirme de la realidad, acudo a despertar a mi ‘Latente’ y empieza la fiesta.

Quiero hacer también un pequeño hincapié en Bloodborne y Demon’s Souls, porque es cierto que también los disfruté como una niña pequeña, pero ninguno tiene la magia que a mí personalmente me atrapó en Dark Souls I y Dark Souls III. Eso sí, la historia de Bloodborne me parece una genialidad. Pero como tampoco quiero entrar en spoilers, es mejor que vayáis a visitar a Gherman y a su muñeca y os aventuréis en el mundo de Yharnam.

La eterna espera hasta Elden Ring

Como ya comenté al principio del artículo, va a salir Elden Ring a finales de mes y mis ganas de jugarlo solo van en aumento. Así que si nunca te has atrevido a entrar en el mundo de los Souls te animo a ello, porque yo solo llevo un año y medio disfrutando de estas joyas y mi pasión hacia ellas no hace sino crecer. Da igual cuántas veces te des por vencido o mueras, porque el camino habrá merecido la pena. Espero haberle metido el gusanillo a algún lector de iniciarse en este camino porque prometo que no defraudará.

2 comentarios en «El otro significado de los Souls»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.