Estoy harta de hablar de feminismo en videojuegos

Estoy harta de hablar de feminismo en videojuegos

¿Cuántas mujeres hacen falta para cambiar una bombilla? ¿Y montar una estantería? Probablemente una, como mucho dos. Parece que para hablar de feminismo en videojuegos, nos necesitan a todas.

Llevo ya unos cuantos años trabajando dentro del mundo de los jueguicos. Los suficientes como para estar cansada de estar siempre en la misma situación. Si mis cálculos son correctos, llevo desde 2012 o 2013 escribiendo en páginas web sobre videojuegos. Llevo exactamente los mismos años recibiendo invitaciones para hablar de feminismo en videojuegos. Y estoy harta.

No me malinterpretéis. Siempre estoy dispuesta a hablar de feminismo, y más de feminismo en videojuegos. Faltaría más. El problema es que las mujeres que estamos dentro de la industria, sea cual sea nuestro campo, sabemos hablar de otras cosas. Te lo puedes creer o no, pero es cierto. Tenemos mucho más en la recámara.

De estos últimos años, he visto cómo han coincidido el boom de los deportes electrónicos con el boom de la representación de la mujer tanto en los esports como en la industria en general. Y, ojo, esto es algo verdaderamente positivo. Cada vez más mujeres tienen visibilidad, como jugadoras, como competidoras, como analistas, comentaristas, periodistas, desarrolladoras, programadoras. Siempre estuvimos ahí, pero de repente somos visibles.

Mujeres y feminismo en videojuegos

Y sin embargo, desaprovechamos las oportunidades

Aumentando cada vez más el número de mujeres que juegan, y aumentando cada vez más su visibilidad, podíamos haber optado por una integración natural en la industria. Sin embargo, igual por estar al fin y al cabo dominada por señores, la industria nos ha llevado al discurso eterno de feminismo. Es decir, nos ha llevado a la idea de que las mujeres solo pueden hablar de feminismo. Todos, absolutamente todos, los podcasts a los que se me han invitado, conferencias, o simples entrevistas, han ido con la idea clara de que yo estaba ahí para hablar de la mujer en el videojuego.

Lo entiendo, de verdad que lo entiendo. Entiendo que aún no hemos alcanzado la normalidad que necesitamos, que merecemos. Pero también entiendo que para alcanzarla tenemos que entender que las mujeres en los videojuegos podemos hablar de muchas, muchísimas cosas. Invítame a hablar del fenómeno de League of Legends o Fortnite. Invítame a hablar de la comunidad española en los fighting games. ¿Sabes de qué me encanta hablar? De Final Fantasy, de juegos retro, de Klonoa Door to Phantomile y su banda sonora. De la saga Zelda. De cómo se le va la pinza a Nomura y de quién ganaría en una pelea mental, si él o Kojima. Quiero hablar de videojuegos, y solo así, dándonos cuenta de que las mujeres gamers somos criaturas normales y no unicornios, estaremos hablando de feminismo en videojuegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.