Summer Game Fest y por qué necesitamos que vuelva el E3

Summer Game Fest y por qué necesitamos que vuelva el E3

Dos cosas me han quedado bastante claras gracias a Summer Game FestLa primera es que no debo viajar nunca al espacio, y la segunda es que necesitamos al E3.

Es posible que muches, entre quienes me encuentro, hayan pensado que tampoco es que necesitemos la feria del E3 para seguir con nuestra vida. Sin embargo, creo que ha quedado bastante claro que sí, lo necesitamos. Porque si algo ha sido Summer Game Fest es un manual perfecto de cómo no hacer un evento de videojuegos. Que tampoco es que las expectativas estuvieran muy altas, más allá de la sempiterna ilusión resquebrajada de ver algo sobre Silksong.

Con un resquebrajo más en nuestro corazón, presenciamos un evento bochornoso. Si es que se le puede llamar evento, claro. Lo que hemos tenido ha sido una celebración del ego por parte de algunos, un vistazo rápido a cosas muy parecidas y muy pocas sorpresas.

Nada de Summer, Space Game Fest

Lo primero que ha quedado bastante claro, como he dicho al inicio del texto, es que no se debe viajar al espacio. El Summer Game Fest ha sido más bien un Space Game Fest, una presentación de juegos clónicos. Casi todo lo que hemos visto ha sido un mismo género: juegos de terror y, la mayoría de ellos, en el espacio. The Callisto Protocol, Aliens Dark Descent, o incluso Routine, que me he alegrado de ver después de tanto tiempo sin saber nada. Sí, parecen buenos juegos, pero haber convertido el evento en un escaparate para el mismo tipo de videojuego lo ha convertido en algo muy aburrido. Podías irte al baño un momento, volver con el tráiler de otro juego y pensar que aún estabas viendo lo mismo.

The Callisto Protocol
Aún así, The Callisto Protocol tiene muy buena pinta.

Ver tantísimo juego  del estilo casi hace que otros títulos que podrían ser destacados, como los anuncios de HoYoverse, el regreso de Flashback o el nuevo Layers of Fear (también de terror), pasen desapercibidos. El Summer Game Fest nos ha absorbido en el aburrimiento y la monotonía, porque así no es cómo se anuncian las cosas. Un batiburrillo de tráilers, un momento publicitario de Dwayne Johnson, y muy poco del espíritu del E3.

Geoff Keighley es bueno en lo suyo, pero eso no significa que lo suyo sea bueno. Ha alimentado su ego mostrándose como el sustituto del E3 sin darse cuenta de que la feria siempre fue algo más que soltar un montón de tráilers.

Anuncios sin sentimiento

Aún recuerdo cómo lloré al ver el primer anuncio de Beyond Good & Evil 2. Durante muchísimos E3 me he reído, me he emocionado, he sufrido y he sentido… bueno, muchas cosas, en general. Sin embargo, Summer Game Fest ha sido un evento sin sentimientos. De hecho, ha jugado con los nuestros de una manera decepcionante, aunque haya sido divertido ver el tráiler de Goat Simulator 3.

No hay un recuerdo bonito que nos deje este evento, no hay nada que se vaya a quedar grabado en mi memoria por años que pasen. El remake de The Last of Us se filtró antes de tiempo y ya fue muy rumoreado. No ha habido nada, absolutamente nada, que haya hecho saltar a nadie de su asiento.

Esto no significa que un evento que quiera sustituir al E3 en su baja tenga que ser necesariamente algo emotivo. Pero si no tienes alma que ofrecer, si no puedes hacernos sentir algo, por pequeño que sea… ¿Ha merecido la pena?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.