De la NES a Netflix: el caso de Castlevania

De la NES a Netflix: el caso de Castlevania

Llega a su fin la serie de Castlevania creada por Warren Ellis (el vagabundo que toca con Nick Cave no, el de los cómics) para Netflix, y pese a las lamentables dos primeras temporadas, tal vez estemos ante una de las mejores adaptaciones de un videojuego. Sin duda, la mejor adaptación a la pequeña pantalla de un juego de NES.

El mercado como motor impulsor

¿Qué sentido tiene para Netflix adaptar un videojuego al cine? Citando a Steinbeck:

“El banco, el monstruo, necesita obtener beneficios continuamente. No puede esperar, morirá. No, la renta debe pagarse. El monstruo muere cuando deja de crecer. No puede dejar de crecer”. O como dijo otro gran sabio, “el mundo se consume en dinero, aprende algo, dinero”.

Siempre es mejor negocio apostar por una franquicia establecida que tratar de distribuir una idea original, y adaptando un videojuego te aseguras que las personas que lo jugaron van a ver la adaptación. Por ridículo que sea adaptar ese videojuego, te garantiza un público objetivo mayor. Ahora mismo se están preparando series de Risk y Cluedo, entre otros. 

D&D adaptación

Pese a ello, se trata de algo arriesgado. La narrativa de un videojuego y la de una peli o serie son cosas muy distintas. Es más fácil recordar fracasos que aciertos. Se trata de una ruleta rusa, incluso con adaptaciones del mismo juego. Podría ponerse como ejemplo lo mala y risible que es la peli de Dungeons & Dragons y lo buena (o al menos, divertida y coherente respecto al material base) que fue la serie animada homónima.

Sobre la trama de Castlevania en Netflix

La trama de Castlevania III: Dracula’s Curse, el juego en el que se basa la serie, se puede contar en dos líneas: Drácula está destruyendo Europa, así que Trevor Belmont va a Wallachia para poner cartas en el asunto. El juego permite ir alternando entre Trevor y otros personajes que irá encontrando, cada uno con sus diferencias a nivel de mecánicas. Y poco más. Hay más información sobre la historia en el libreto de instrucciones que en el propio juego.

Castlevania NES

Podría parecer ridículo adaptar un juego con tan poca trama, pero precisamente por eso es un acierto. El equipo de guionistas ha tenido mucho margen para desarrollar los personajes a su gusto. También han cogido varios personajes, diseños y subtramas de Castlevania: Curse of Darkness, secuela de Castlevania III para nuestra querida PS2.

Debido a lo vago de la historia original y al estar dentro del leviatán que es Netflix, donde prima siempre la cantidad de contenido antes que la calidad, cabría esperar una adaptación terrible. Y durante las dos primeras temporadas lo fue. 

Castlevania Netflix

Pero a partir de la tercera temporada, donde ya se habían quitado buena parte de la trama original, el equipo de guionistas comenzó a centrarse en desarrollar los personajes según sus propias inquietudes. Me recuerda a Damon Lindelof quitándose de encima en la primera temporada de The Leftovers la trama del libro que estaba adaptando, y pasando a contar una historia sobre lo que realmente le interesaba. 

Diferencias en la narrativa entre cine y videojuegos

Los videojuegos, al igual que el cine, no son la historia que cuentan: son mecánicas, dinámicas, la interacción con el mundo presentado… Y aquí es donde se suelen caer las adaptaciones de videojuegos. Una serie se trata de un medio distinto en el que, pese al diálogo constante que se establece entre obra y espectador, no existe la misma interacción con el mundo que en un juego. 

 

En una serie, pese a nuestra reacción a ella, a nuestras reflexiones, los personajes siempre van a hacer lo mismo. Es en los videojuegos donde podemos jugar con la historia que se nos presenta de maneras casi infinitas. Esto da lugar a una cantidad enorme de iteraciones de la misma historia, como si de la filmografía de David Lynch se tratase.

Incluso en el viejo Castlevania III, con su historia ramificada de hasta tres finales distintos, tenemos libre albedrío para saltar de una manera u otra, o decidir si nos llevamos con nosotros a otros personajes o no, etc.

Belmont Castlevania Netflix

El hecho de que en un juego sea obligatorio intervenir de una forma activa implica que la persona que juega debe asumir un rol más allá del de espectadora. Comprender las mecánicas, su funcionamiento y consecuencias. 

Regreso a Castlevania

Castlevania no falla donde otras adaptaciones fallaron, en parte, por mantenerse fiel a esas mecánicas. Trevor Belmont utiliza las mismas mecánicas (armas, formas de combatir) que en el juego, Sypha Belnades recurre a los mismos hechizos y Alucard, el bonachón hijo de Drácula las mismas habilidades. 

Todo desde el cariño a la fuente del material, y buscando la mayor espectacularidad que les permitió el tiempo y presupuesto disponible, dando lugar a algunas de las mejores coreografías de lucha ambientadas en el mito de Drácula desde Kung Fu contra los 7 vampiros de oro

Sypha Netflix

Por último, y aunque no sea el tema tratado, no puedo concluir sin informar sobre las acusaciones de abuso a Warren Ellis. Parece que la misoginia es una constante en las adaptaciones del mito de Drácula.

En teoría, como consecuencia de ello, no va a participar en la siguiente serie ambientada en la saga, pero veremos qué pasa. En Hollywood, obviando casos contados (véase el recientemente retirado Scott Rudin) suelen olvidarse rápido este tipo de cosas mientras se saquen sus billetes. Al fin y al cabo, el monstruo necesita dividendos.

Autor: Eloy Gurucharri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.