The Witcher: Evolución de la saga a través de los años

The Witcher: Evolución de la saga a través de los años

Resulta que The Witcher es una trilogía, fíjate, y aquí os traemos un resumen de la evolución de la saga centrado en las dos primeras partes.

A unos meses de que salga la segunda temporada de la adaptación de las novelas por parte de Netflix y con un parche gratuito de edición definitiva para el tercer título anunciado, vuestro humilde servidor se ha puesto a recabar en la franquicia para poder traeros algo que leer en vuestros ratos libres y en el proceso he hecho un descubrimiento muy interesante: Al contrario de la creencia popular, The Witcher 3 no es el primer juego de The Witcher.

 

Increíble, ¿Verdad? El tercer juego es uno de los más celebrados de los últimos años, de los más premiados y uno de mis favoritos personales. ¿Cómo es que los anteriores no han hecho tanto eco?

Bueno, pues como era una de las sagas que tenía pensado pasarme este verano, he completado las tres entregas de la saga de Geralt de Rivia, y aquí os detallo cómo ha evolucionado de un título de nicho a un juego de masas.

 

THE WITCHER ES, SIN DUDA, UN VIDEOJUEGO

 

El primer título de la saga y de CD Projekt Red (la desarrolladora) vio la luz en el año 2007 para PC. Se supone que se convirtió en un título de culto, pero a día de hoy no conozco a absolutamente nadie que haya jugado más de veinte minutos sin dejarlo aparcado.

Y las razones se ven a la legua: su terrible, terrible jugabilidad.

 

COMO JUGAR A THE WITCHER SIN SUFRIR LESIONES

Nos lo vamos a quitar de encima de una vez; aprender a jugar a este título puede provocarte un aneurisma. Y lo peor de todo es que, en realidad, es un sistema de juego muy sencillo, solo que explicado de forma tan pobre y tosca que prácticamente te toca a ti aprender qué hace cada cosa.

Sí, hay un tutorial, pero tan vago que terminé el prólogo sin tener ni idea de cómo había dado dos espadazos seguidos.

Resulta que el combate del primer título bebe directamente de los point and click y los juegos de ritmo. A través de un indicador visual, debes hacer click sobre el enemigo con cierto ritmo para poder hacer combos. Si lo haces bien, el enemigo no se moverá y podrás acabar con él a placer.

Sumado a esto, hay tres posturas de combate; fuerte, rápida y grupal. Lo divertido es que debes fijarte en la postura del enemigo y su envergadura para saber si usar el rápido o el fuerte, ya que el otro estilo será 100% inefectivo. El grupal bueno, es para eso, para grupos. Simplemente funciona.

 

BUENO, HERIDAS A PARTE…

 

Podría seguir explicando los detalles del combate, pero me quedaría sin espacio. La base del juego consiste en acabar encerrados en una localización por temas de la trama, luego resolver algún problema que ocurra (tenga que ver o no con Geralt, porque aquí el Brujer se mete en todos los líos que encuentra) y movernos a la siguiente localización.

Es una estructura de juego simple pero efectiva. No es un mundo abierto, es más un planteamiento estilo la saga de Yakuza, donde tienes un escenario no muy grande pero lleno de cosas que hacer.

Cada localización tiene sus misiones secundarias (bastante buenas) y sus contratos de brujos (cansinos como ellos solos) y de nosotros depende si queremos investigar más para nuestro fin o ir directamente a la trama.

 

PERO… ¿LA HISTORIA ES BUENA?

 

La historia existe, y punto. Es la más floja de la trilogía y personajes memorables tendrá unos cuatro. Sinceramente solo la veo destacable si luego vas a jugar a The Witcher 2 y a importar tu partida, ya que referencian eventos y apareces con tus armas y armadura de máximo nivel ya de base.

Vale que te puede enganchar (el capítulo 2 me parece sublime), pero es que los otros títulos de la saga la desbancan rápidamente.

Antes de pasar al segundo juego, quiero destacar las peleas contra jefes: Son las mejores de la trilogía. Aunque todos se pueden derrotar a espadazos, cada uno tiene una forma más creativa, al estilo de un buen puzle, para acabar con ellos. Solo por estos pequeños detalles me acuerdo de todos con los que me crucé. Aunque para el boss final tengo estas palabras de cariño.

 

THE WITCHER 2: ASSASSINS OF KINGS

 

En 2011, la secuela del juego de culto dio la luz, y con ella la historia de Geralt de Rivia catapultó su calidad tanto a nivel narrativo como jugable.

 

Este título tomó lecciones de los action RPGs que por aquel momento estaban pavimentando el terreno para los que tenemos hoy, mientras que a su vez decidió indagar más en los métodos que utilizan los brujos en la saga de novelas para tratar de mejorar la inmersión.

 

LA VÍBORA ANDA SUELTA

 

Por favor, nos ponemos todos de pie para decir esto al unísono: Menuda historia tiene este juego.

La trilogía comparte la idea de Geralt haciendo de detective. En todas las estregas el brujo busca algo; en la primera parte a los ladrones de los secretos de los brujos, en la tercera parte a su ahijada, y en esta al Asesino de Reyes, la Víbora.

Debido al planteamiento abierto que veremos en la tercera parte y al hecho de que la ahijada del brujo revienta cráneos con más facilidad que el propio Geralt, esta es la búsqueda que más prisa genera por completar.

La historia

puede parecer contenida, ya que solo visitamos tres lugares (es el más corto de la trilogía) con ese diseño de niveles heredado de la primera entrega. Sin embargo, aquí realmente se nota el esfuerzo para crear el sentimiento de urgencia; dicha Víbora puede atacar de nuevo en cualquier momento, sumado a que las autoridades pisan los talones a Geralt bajo una falsa acusación de asesinato. Sumado a esto, una trama política a enorme escala se va gestando, con nuestros personajes en el epicentro.

Suena bien, ¿eh?

 

DE GOLPE SE PUEDE JUGAR FÍJATE

 

Ahora ya no te va a dar un aneurisma con los controles. El juego sigue un esquema más parecido a un beat ‘em up con un enorme énfasis en la preparación para el combate.

En las novelas, los brujos son conocidos por esto; entender de los posibles peligros de un lugar y pertrecharse en consecuencia. No vas a poder pasarte el juego sin entender los ritmos del combate, la importancia de la alquimia y aprender a usarlos en tu beneficio.

Sumado al detalle de que en combate no regeneras salud a menos que te hayas tomado brebajes, este es el título más exigente de la trilogía y el que más se acerca a simular a esos cazadores expertos de las novelas.

 

THE WITCHER 3: WILD HUNT

 

Y en 2015 llegó. La Magnus Opus del estudio. El GOTY. Y uno de mis juegos favoritos.

Aún con todos sus bugs que aún persisten (ya os hablaré de Cyberpunk 2077 algún día) esta sigue siendo la mejor experiencia de la saga… Y puedes saltar a ciegas si quieres, solo que tendrás que prepararte para el esfuerzo que será entender toda la historia detrás.

 

YEGUA SARDINILLA: LA MONTURA MARAVILLA

 

Nada describe mejor el salto cuantitativo de este juego como Sardinilla. Antes las zonas nos confinaban y teníamos que hacernos a unos pocos barrios. Ahora hay varios poblados, diferentes regiones e islas con sus misiones y contratos de por medio (y estos YA FUNCIONAN y son divertidos de jugar y fácilmente lo mejor del título), siendo necesario un transporte: entra en juego nuestra querida yegua.

 

Ahora la libertad es casi absoluta. Y digo casi porque, por mucho que nos señalen varias direcciones, el juego sigue mandándonos en cierto orden a diferentes lugares gracias al sistema de niveles. Nos encontraremos con las graciosísimas situaciones como que puedas cazar sin problemas a un dragón menor pero un bandido con un hacha que te saque 3 niveles te pueda partir en dos trozos sin problemas.

 

Esto se hace para encajar con la labor detectivesca del protagonista, moviéndonos por los lugares en el orden idóneo de visita. Puedes ignorarlo si juegas muy bien, pero no es recomendable.

 

EL CONTROL Y EL CONTENIDO DESCARGABLE

 

Pasamos de beat ‘em up a hack ‘n slash, con el control más fluido, funcional y satisfactorio de la saga. La cámara peca en ciertos lugares, pero fuera de eso, ninguna queja. Además han creado el Gwent, el minijuego más adictiva del planeta tierra.

 

Poco se puede decir formalmente de The Witcher 3 que no se haya dicho ya, el foco real lo quería poner en los otros títulos y en cómo estos han cimentado las bases.

 

Antes de cerrar con Witcher 3: comprad los DLC. Ya está, hacedlo. No os vais a arrepentir lo más mínimo.

 

Más de un centenar de horas para preparar este artículo y poderos hablar de las maravillas de esta saga. Dadle una oportunidad como trilogía, ya que con la paciencia suficiente descubriréis una saga que os puede marcar para siempre, como es mi caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.